11 de abril de 2009

Guia de apoyo , primeras unidades segundo medio.


AMERICA, AL MARGEN DEL MUNDO CONOCIDO.

Preguntas clave
• ¿Existió un sistema de escritura en América?
• ¿Qué importancia tuvo la construcción de pirámides, templos y redes de caminos en América prehispánica?
• ¿Qué papel jugaban el sacrificio humnao y la guerra en la mantención de las sociedades prehispánicas?

1. UNA HISTORIA PARALELA.

Mientras Eurasia vivía procesos históricos y culturales, con períodos clásicos de esplendor, pero también con largos tiempos de oscuridad y estancamiento, las poblaciones que habitaban en el continente americano experimentaban sus propios desarrollos culturales. Las artes y las ciencias florecían en la vida social y urbana no solo en forma equiparable a las del Viejo Mundo, sino que en muchos casos, las superan y mejoran. América precolombina, considerada como conjunto, es, prácticamente, un mosaico de culturas diferentes con variadas formas de organización social y modos de vida. En su conjunto destacan ciertas áreas, denominadas nucleares, cuyos pueblos expanden sus influencias religiosas, técnicas y sociales a otras áreas, que no por ello son menos importantes, puesto que desarrollaron elementos culturales de gran valor, como por ejemplo la orfebrería y el origen de la alfarería que no se encuentra en las áreas nucleares, mesoamérica y andinoamérica, sino en un área intermedia entre ambas.


2. EL AREA MESOAMERICANA

Con posterioridad a la civilización olmeca, la evolución política de esta área nuclear se caracterizó por el surgimiento de grandes civilizaciones en distintos puntos, sin grandes diferencias temporales, por lo que estas culturas se irán disputando, a través del tiempo, el rol de ser el foco principal del desarrollo del área, trasladándose el centro de atención desde las tierras altas al Petén y luego, a la meseta central mexicana, a la vez que estas culturas se van influenciando mutuamente y generando lazos que les permiten facilitar sus intercambio y su supervivencia.

2.1. Teotihuacan y el surgimiento urbano.

En la meseta central de México se desarrolló, a principios de la era cristiana, una cultura extraordinaria que logró generar amplios sistemas urbanos, no conocidos anteriormente, superando la construcción de centros ceremoniales, al incorporarlos a una estructura mayor, como centro de las ciudades. Así surgió Teotihuacán, la magnífica ciudad de esta cultura llamada de igual manera, planificada desde sus orígenes bajo un sistema métrico fijo, es decir, todos los sectores que se construyeron mantenían esta medida o un múltiplo de ella. En los barrios se desarrollaron artesanías de todo tipo, aunque sobresalía la ligada a la obsidiana. El sector administrativo y comercial estaba en el eje de la ciudad, enmarcado por el cruce de la Calzada de los Muertos y otra calzada que cruza la ciudad de Este a Oeste. El centro religioso se encontraba en torno a las pirámides del Sol y de la Luna, junto al palacio de Papaloapan y las viviendas de los sacerdotes y especialistas dedicados al culto.

Todo parece indicar que Teotihuacán fue una especie de ciudad-Estado, que logró ejercer su hegemonía en el resto de mesoamérica gracias al dominio que mantuvo sobre las rutas comerciales y al control de los yacimientos de materias primas tan importantes, como la obsidiana. Para ampliar su territorio y sus posibilidades comerciales por medios pacíficos estableció alianzas políticas con las elites dirigentes de los otros centros de poder, como la ciudad capital de los zapotecas, Monte Albán y, la de los mayas, a través de la ciudad de Kaminaljuyú. Sin embargo, con el surgimiento de otros centros menores, en zonas estratégicas, le fueron impulsando a cambiar de tácticas, volviéndose cada vez más militarista, para poder defender y mantener su control de las rutas comerciales, que eran su centro de poder.

Además de basar su economía en el comercio, dirigido por un grupo de especialistas, los teotihuacanos desarrollaron una agricultura intensiva en las zonas lacustres aledañas, utilizando el método de las chinampas y creando nuevas tierras que les permitían aumentar el área cultivable que naturalmente se les ofrecían.

Junto a su expansión económica y política, Teotihuacán desarrolló una forma peculiar de arquitectura conocida como la de talud y tablero y difundió una especial religión, en la que ya figuraban como deidades principales la serpiente emplumada y, Tláloc, el dios de la lluvia y la agricultura. También es posible detectar en sus ritos el germen de la guerra Florida, señalada por los sacrificios humanos.

Los zapotecas crearon, durante este período el primer sistema de escritura mesoamericano, a base de sistemas de glifos y de un código contable de puntos y barras, que serán desarrollados posteriormente por los mayas.

No están claras las razones que explicarían la decadencia del poderío teotihuacano ocurrido hacia el año 700 d. de C., pero pareciera estar ligado con una crisis social en la ciudad capital dada la gran población que la habitaba, más de 125.000 personas, una multitud difícil de alimentar y que exigía una red de saneamiento de aguas que no pudieron sostener. Al colapsar la ciudad, decayó la cultura de Teotihuacán, arrastrando en su caida a Monte Albán.

2.2. Los Mayas y el desarrollo de la escritura

Mientras en México Central Teotihuacán perdía la hegemonía sobre mesoamérica, la cultura Maya, cuyos orígenes se remontan a fines del período olmeca, se convertía en el nuevo foco de civilización de esta área cultural, gracias a que ya habían desarrollado la agricultura en milpa y poseían bienes intercambiables de gran prestigio, como el cacao.

La organización social de los mayas estaba fuertemente marcada por el parentesco; la clase dirigente formó dinastías, que se disputaron el poder durante los 100 años del gran auge de esta civilización. Se establecieron 4 capitales que controlaban las zonas aledañas y que representaban a diferentes dinastías, como lo señalan los glifos que cada una de ellas emplea. Estas cuatro ciudades no siempre fueron las mismas; algunas fueron abruptamente abandonadas, lo que producía su reemplazo por una nueva ciudad principal. Las ciudades mayas más importantes fueron Palenque, Tikal, Chichén Itzá y Uxmal. Mientras los teotihuacanos dominaban el panorama cultural, parte de la sociedad maya se alió con ellos a través del parentesco, estableciéndose en Kaminaljuyú, sin embargo, los linajes de las tierras bajas del Petén y del Yucatán se mantuvieron independientes.

En su período de esplendor, los mayas extendieron redes comerciales hacia el centro de México y a Centro América; crearon para ello magníficas obras de ingeniería, trazando senderos empedrados a través de la selva, con el objetivo de mantenerse comunicados. Esto les permitió transmitir con facilidad su arte y su mitología; así se unificó culturalmente este extenso territorio, en el que se propagaron las prácticas de los sacrificios humanos y de sangre, que señalan el carácter guerrero de la sociedad maya.

Es en este mismo período, cuando la cultura maya empieza a grabar inscripciones en estelas conmemorativas y en la alfarería, que no solo revelan el manejo de la escritura ideográfica, sino que también, da cuenta del complejo sistema calendárico que utilizaban, combinación de un calendario solar y uno sagrado.

La escritura maya fue desarrollada con la finalidad básica de poseer un registro histórico, por lo que no es de extrañar que la mayoría de los glifos correspondan a los nombres de los gobernantes y personajes importantes de la élite maya, a los acontecimientos sociales señalados por nacimientos, matrimonios, alianzas y muerte de los mismos, asignando también las fechas del calendario.

Otro desarrollo notable de los mayas fue la astronomía, no sólo a nivel de calendario solar, sino también lunar, venusino y del seguimiento de las pléyades, por lo que los edificios de los centros ceremoniales cuentan con observatorios y con una orientación astronómica. Junto a la escritura y la astronomía, desarrollaron las matemáticas. Su logro más importante en esta ciencia fue la invención de un sistema de numeración posicional que incluye la noción de cero, algo que las culturas de Europa no conocerían hasta bien entrada la Edad Media.

Hacia el año 800 d. de C., la cultura maya empezó a decaer absorbiendo una gran cantidad de elementos provenientes de las culturas de México central, principalmente de los toltecas, lo que producie un proceso de mexicanización del área maya, que terminará por minar su poderío cultural.

2.3. Los Aztecas, un pueblo guerrero

Hacia la mitad del siglo XIII llegó a las orillas del lago Texcoco, proveniente del norte, un pueblo guerrero y nómade que se instaló en aquel lugar. Sus leyendas cuentan que ellos venían peregrinando desde la ciudad sagrada de Aztlán y que los dioses les indicaron que en ese lago podrían fundar una ciudad, centro de su civilización. Así, fue fundada en el año 1325 d. de C. la ciudad de Tenochtitlán, el foco cultural y de dominación del Imperio Azteca. En las márgenes del lago Texcoco ya existían dos pueblos, con los que los aztecas formaron, en el siglo XV una confederación, que les permitió aunar su poderío para extender el imperio hacia el resto de mesoamérica.

La sociedad azteca estaba altamente segmentada en clases y castas: los pillis o nobles, que incluía a la clase dirigente, a las castas guerreras y a la de los comerciantes y mercaderes o pochtecas; los macehuales o gente común, campesinos y artesanos organizados en calpullis o linajes, con algún antepasado en común y, finalmente, los esclavos o tlatlacotin. Si bien el poder de los gobernantes aztecas o tlatoani estaba legitimado por medio de la religión, el emperador contaba con un consejo formado por distintos representantes de los pillis, que tenían autoridad para elegir el nuevo tlatoani o destituir al que gobernaba en ese momento si no tenía las condiciones apropiadas para ejercer el cargo.

La economía azteca estaba sustentada en la agricultura intensiva del maíz, cultivado en las chinampas creadas en el lago. Complementaban la producción con otros cultivos bajo el sistema de tala y roce. Para el comercio con otras regiones, contaba con un sistema de intercambio fijo, es decir, crearon un sistema de moneda e impusieron a los pueblos conquistados la recaudación de fuertes tributos, pagados en productos agrícolas, materias primas, productos elaborados e incluso, esclavos para el sacrificio. Con los aztecas aparece el concepto de propiedad privada de la tierra, que pueden tener todos los estamentos sociales. Hasta entonces era exclusivamente comunal.

En cuanto a la religión, otro de los pilares de la sociedad azteca, siguió siendo politeísta: Quetzacoatl era el dios asociado a las grandes creaciones culturales como fue la invención de la escritura y las artes y, Huitzilopochtli, dios de la guerra, representado por el sol. Estas eran las divinidades principales que dominaban el culto. La visión fatalista de su propia historia, justificaba tanto la expansión como la Guerra Florida ya que se hacía vital conseguir prisioneros de guerras para ofrecerlos en sacrificio y alimentar a los dioses, asegurando así la continuidad de la vida.

Los principales logros culturales de esta gran civilización americana son: la creación de un calendario, aunque no tan exacto como el de los mayas; la utilización de la escritura ideográfica para los Códices que relatan la historia, su mitología y la contabilidad de tributos; el perfeccionamiento de muchas de las artes, ya que el Estado podía sostener a un gran número de artesanos especializados entre los que destaca el arte plumario, elaborado para los pillis para funciones rituales.


3. EL AREA ANDINA

A diferencia de mesoamérica, la evolución sociocultural del área andina se caracterizó por la presencia de grandes focos de civilización que expandieron su influencia a todo el área y, que al decaer, dieron lugar a la expresión de múltiples culturas locales. Por ello es posible distinguir entre cada uno de estos horizontes, períodos de importantes desarrollos regionales, caracterizados por grandes logros técnicos y artísticos, pero que no ejercen una influencia clara y decisiva en el desarrollo de la totalidad del área andina.

3.1. Nazca y Moche: destacadas culturas regionales

Al decaer la influencia de la cultura Chavín, surgieron en la costa norte y central del Perú, una serie de culturas que se organizaron bajo sistemas de señoríos guerreros y que se destacaron por desarrollar una artesanía de gran fineza, que han heredado los pueblos indígenas actuales. Fueron varias las culturas que se desarrollaron en este período intermedio temprano que va del año 200 al 600 d. de C. pero las más relevantes y conocidas han sido las culturas Nazca y Moche.

En el centro y sur del Perú, un grupo de pueblos organizados en torno a señoríos habían desarrollado, en la epoca final de la influencia Chavín, el arte textil, a tal grado, que se han reconocido con el título de los mejores tejedores andinos. Esta cultura se conoce con el nombre de Paracas. De ellos descienden los nazcas, continuadores de esta tradición, aunque sin tanta magnificencia. Destacan tanto por el uso de los colores como por el dominio del telar para conformar complejos motivos, asociados a personajes del mundo mítico y a sus creencias religiosas. Ciertamente la textilería alcanzó un desarrollo impresionante y, posiblemente los geoglifos de Nasca se encuentren asociados a los distintos grupos de artesanos especializados que se dedicaban, a tiempo completo al arte textil. Aparentemente pudieron llegar a formar pequeñas ciudades con barrios dedicados exclusivamente a la labor artesanal y, si bien sus manifestaciones artísticas nos muestran su espíritu guerrero, carecían al parecer de gente dedicada completamente a la guerra.

Al mismo tiempo, florecía en la costa norte del Perú la cultura Moche, cuya economía fue en los comienzos agromarítima, pero poco después se fue transformando en agropastoril. Su organización social fue la de un señorío, dominado aparentemente por un grupo de sacerdotes-guerreros que habían logrado aglutinar a la población en ciudades cuyo centro eran las pirámides de adobe, destinadas al culto. Los moches también dominaron el arte textil en tejidos de algodón exclusivamente elaborados siempre por manos femeninas. Pero su mayor logro artístico fue la alfarería. Sus vasijas ofrecen representaciones muy cercanas a la realidad, y abarca tantos y tan diversos temas que parecen casi un registro fotográfico, pues incluye desde rostros de personajes (waco-retratos) hasta modelados y pintados de figuras humanas en actitudes cotidianas así como también de plantas y animales de importancia para la población.

3.2. El período medio: el poder Tiwanaku-Wari

Además de las culturas Moche y Nazca, se desarrollaron otras que, poco a poco, fueron ampliando su área de influencias llegando, hacia el año 500 d. C. a dominar casi la totalidad de andinoamérica. Este es el caso de Tiwanaku, cuya capital administrativa y religiosa se ubicaba al sur del Lago Titikaka, y de Wari, el imperio guerrero de la sierra peruana. Ambas culturas coexistirán ejerciendo su poder en el área andina, pero bajo fórmulas políticas diferentes: Tiwanaku se expandió hegemónicamente, mientras que Wari lo hizo en el plano territorial.

• La cultura de Tiwanaku ejerció su rol hegemónico a través de la propagación de sus creencias religiosas, lo que le permitió establecer alianzas con las elites de pueblos muy distantes, como los atacameños de la II región de Chile, y fundar colonias que le permitieron producir en pisos ecológicos diversos, los productos que en el altiplano no podía conseguir. Por esta razón, su dominio no era continuo, sino que ejercía el control en algunos puntos económicamente estratégicos, quedando entre éstos y la capital, territorios en los que vivían y reinaban otros pueblos y otras culturas. La expansión, de carácter pacífico, se sustentaba en las relaciones de reciprocidad, que permitían mantener tanto las alianzas, como el grado de integración de las gentes de las colonias con sus comunidades de origen.

La base económica de Tiwanaku estuvo marcada por la ampliación de algunas técnicas agrícolas altamente productivas para las zonas circunlacustres, como es la producción en camellones reforzada por el intercambio a larga distancia. Con tal objetivo utilizaron del caravaneo de llamas para abastecer con sus productos costeros y selváticos, así como bienes suntuarios de metales y piedras semipreciosas como la turquesa y el lapizlásuli, traídos del norte de Chile y del noroeste argentino.

El pilar sobre el que se sustentaba la expansión de Tiwanaku era la religión. Algunos investigadores han planteado que se trataba de un Estado teocrático, dirigido por sacerdotes que promulgaban el culto al Señor de los cetros, que aparece representado en la figura central de la Puerta del Sol. Esta religión, cuyas bases se remontan a Chavín, mantiene características chamánicas, como la ingesta ritual de alucinógenos y su transformación en seres tutelares, que serían los servidores de la deidad principal, y que estarían representados por los personajes laterales de la Puerta del Sol.

• La cultura Wari, en cambio, se organizó en torno a un Estado guerrero, cuya expansión unas veces violentamente, otras a través de negociaciones con las culturas más fuertes con las que se tuvieron que enfrentar, como el caso de los Moche. Los wari fueron anexando los territorios conquistados a su imperio y administración, para lo que tuvieron que crear una serie de centros administrativos menores encargados de mantener el orden en las provincias más alejadas. Así, surgieron numerosas ciudades amuralladas, que seguían el modelo urbano de la ciudad de Wari. Hicieron además, grandes esfuerzos para mantener conectados sus territorios, a través de una extensa red de caminos, útil no solo en las tareas administrativas y de conquista sino también para el comercio.

Si bien fueron un estado guerrero, no lograron expandirse hacia el sur del Perú y hacia la cuenca del lago Titikaka, ya que Tiwanaku ejercía allí su hegemonía, imponiendo una frontera dura a la expansión, pero que, para los wari era una frontera permeable en términos ideológicos ya que las creencias tiwanakotas fueron integradas y propagadas por el imperio guerrero en todo su territorio.
No se tiene claridad sobre las formas que tomaron las interconexiones entre ambas culturas, sin embargo, estas debieron ser fuertes ya que hacia el año 900 d. de C., Wari decayó por factores económicos derivados posiblemente de una prolongada sequía, resintiéndose también Tiwanaku, que empezó a decaer, lo que dió pie a que ingresaran otros grupos al sector del lago Titikaka y que se generaran crisis en la capital tiwanakota, por escasez de alimentos producto de un desequilibrio ecológico no aclarado aún. Pudo ser una sequía o tal vez, alguna inundación que afectó gravemente la producción agrícola.

3.3. Los reinos del período intermedio tardío

Luego de la caida de Tiwanaku y wari, el panorama político y cultural del área andina se segmenta en una multititud de reinos, entre los que destacan:
• el pueblo chimú, descendiente de los moches, fue Estado que se expandió por la costa norte del Perú, unificando las poblaciones de los valles de la región bajo un sistema de acumulación y redistribución de los excedentes. Los chimú se destacaron por el desarrollo de la metalurgia y la orfebrería, además de mantener una fuerte resistencia frente a la expansión incaica

• el señorío chincha, pueblo altamente especializado, se estableció en la costa sur del Perú . Ellos fueron grandes mercaderes que navegaron las costas de sudamérica desde Ecuador hasta el norte de Chile. El intercambio estaba basado en el trueque y el producto más codiciado que comerciaban, era el mullu (Spondylus), concha espinuda utilizada para rituales de lluvia y considerada el alimento de los dioses.

• los reinos aymaras que corresponden a más de 16 grupos, se instalaron en la zona que rodea al Titikaka y se dedicaron a la producción agrícola y pastoril, manteniendo y ampliando el sistema de complementación ecológica a través de colonias, por lo que el caravaneo, lejos de desaparecer, se convirtió en parte fundamental de su modo de vida.

3.4. Los Incas

Luego del período de asentamientos y desarrollos locales, necesarios después de la caida de Wari y de Tiwanaku, surgió una nueva cultura, la incaica, que dominará e influirá en toda andinoamérica. Sus orígenes reales no están bien esclarecidos, pero sus mitos nos relatan que los incas son parte de una nueva humanidad, creada por las divinidades en el antiguo centro religioso de Tiwanaku y que recibieron el mandato de poblar la Tierra. Los gobernantes o Incas, descendientes del Sol, como lo señala otra de sus narraciones míticas, centralizaban el poder.

Se habían organizado bajo un régimen de linajes según el cual, al fallecer un Inca, asumía el poder normalmente un hijo, pero los bienes pasaban a las panacas o linajes reales. El nuevo Inca, heredaba sólo el mando del ejército. Esto explica la expansión del imperio incaico, dado que cada nuevo gobernante tenía que asegurar para sí y su panaca un conjunto de riquezas que sólo podía lograr incorporando nuevas tierras y nuevos pueblos que le tributaran en trabajo, labor conocida como mita. Los incas, pese a contar con un ejército permanente, que era posible aumentar por medio de las mitas, preferían utilizar medios pacíficos de anexión de nuevos territorios, incluso sellar, luego de una batalla, una alianza y establecer relaciones de reciprocidad con los pueblos vencidos. Como medida política, instauraron, además de las alianzas, gobiernos indirectos en los pueblos que dominaron, designando a los gobernantes o dándole una educación cuzqueña a los hijos de los mismos para asegurar la continuidad de su dominio, y el traslado de poblaciones completas que podían poner en riesgo la seguridad y la paz de determinadas regiones, dando origen a los yanaconas. (???????) que, tomaban como rehenes a las divinidades locales, llevándose sus imágenes al Cuzco, capital del Imperio.

Así, en un lapso no mayor de un siglo, los incas habían expandido su imperio, y lo pudieron mantener unido casi hasta la llegada de los españoles, ya que habían sido hábiles para rescatar los más grandes logros de las culturas anteriores y asimilar lo más importante de las que dominaban. Un imperio tan vasto exigió la creación de la red de caminos, ampliando los ya existentes y mejorando su infraestructura con el sistema de abastecimiento de tambos ubicados de trecho en trecho. Para un mejor entendimiento, impusieron el quechua como lengua franca, lo que facilitó su comunicación y el control de los pueblos que quedaron bajo su dominio. Crearon también un complejo sistema de administración, que permitía llevar el registro y la contabilidad de los bienes con que contaba el Estado en sus collcas o grandes depósitos estatales; los tributos recibidos y la población existente, entre otras cosas. En el aspecto religioso impusieron como culto central la veneración de Inti, el Sol, aunque se permitió la manifestación de las religiones locales.

Si bien es cierto que los incas mantenían relaciones comerciales con algunos pueblos, como los chinchas, su economía se caracterizó más bien por la concentración de excedente y la redistribución del mismo. La extensión de las áreas de cultivo en terrazas, así como el mejoramiento de los sistemas de irrigación permitió generar grandes cantidades de excedente agrícola. En el usufructo de la tierra se utilizaba un sistema de cuatripartición que consistía en dividir las tierras en cuatro sectores: uno del Inca, otro del Estado, un tercero dedicado a sostener el culto a las divinidades, particularmente a Inti, y, por último, las tierras del ayllu o comunidad, que eran distribuidas según el número de familias y de personas que las componían. La tierra no fue el único recurso que sostuvo al Estado Inca; la ganadería jugó un papel importantísimo ya que la lana era utilizada en la elaboración de textiles, usados como producto principal, junto con la chicha, para afianzar los lazos de reciprocidad con las diversas comunidades del Imperio.






FRANJA

Cronología Mesoamérica

Período Clásico
(0 - 700)
• Desarrollo urbano de Teotihuacán.
• Teotihuacán se alía con los zapotecas y los mayas.
• Zapotecas inventan la escritura.

700
• Decadencia de Teotihuacán.

700- 1200
• Auge de la civilización maya.

Período Postclásico
(1200 - 1503)
• Mexicanización del área maya.
• Abandono de los centros mayas.
• Fundación de Tenochtitlán.


Cronología andinoamérica
Período Intermedio Temprano
(200-500)
• Auge de la cultura Moche.
• Los nazca crean los gigantescos geoglifos.

Período Medio
(500 - 1000)
• Expansión territorial de Wari.
• Expansión ideológica de Tiwanaku.
• Tiwanaku establece colonias en tierras bajas.
• San Pedro de Atacama se vincula con Tiwanaku.

Período Intermedio Tardío
(1000 - 1300)
• Surgen los reinos aymaras.
• Los chinchas comercializan desde Ecuador hasta el Norte de Chile.
• Auge de la ciudad de Chan-Chan.

Período Tardío
(1300 - 1532)
• Los incas se expanden hasta la zona central de Chile.
• Los incas logran imponerse sobre los Chimú.





DESARROLLO
COSMOVISION AMERICANA


Para entender la concepción de la vida que desarrollaron las culturas americanas prehispánicas, debemos reconocer que ellos se regían por principios fuertemente marcados por sus mitos y creencias religiosas, manifiestados en todo momento y no solo en las ceremonias y rituales específicos, traspasando así toda su existencia.


Reciprocidad, clave para la monumentalidad.
Tanto en mesoamérica como en andinoamérica, las grandes construcciones monumentales se realizaron gracias al esfuerzo mancomunado de la comunidad concertado por las relaciones de cooperación y no por medio de un sistema de trabajo esclavista. Esta reciprocidad se manifestaba también en la vida cotidiana y, al menos para el área andina, en la mantención de los lazos entre los gobernantes y su pueblo, a través del compartir los bienes básicos, de prestigio (textiles) y rituales (chicha).

Las ocasiones de trabajo cooperativo y trabajo colectivo conllevan un contenido de fiesta, de convivencia social entre los miembros del linaje, del barrio o de la comunidad entera. Ese es un elemento que estimula la participación y refuerza la solidaridad en el seno de los diversos grupos. Así, una misma actividad integra de manera inseparable funciones sociales, simbólicas y lúdicas, además de las propiamente económicas.
El trabajo comunal es una obligación que está implícita en el hecho mismo de formar parte de la comunidad (…)
Guillermo Bonfil, México Profundo. Ed. Grijalbo, México D.F., 1990.


El sacrificio, motor de la vida
En los pueblos americanos dominaba una visión fatalista del futuro, siempre amenazado por la posibilidad de una destrucción de la humanidad. Por eso se volvió vital el mantenimiento de la continuidad a través de ofrendas a los dioses, quienes se habían sacrificado para poder dar origen al hombre. Entonces, ¿por qué no retribuirles de la misma manera? Así, la sangre, símbolo de muerte para la cultura occidental, se convirtió para los mesoamericanos en un medio que generaba y aseguraba la vida.
Para los andinos, el sacrificio fue concebido de manera diferente. Si bien es cierto que se sacrificaban animales e incluso vidas humanas a los dioses, la imagen no se centraba en la víctima sino en el sacrificador, que representaba el control sobre la vida y la muerte, que era la señal del poder en estas sociedades guerreras.

De los mitos se desprende la preocupación de los dioses por crear cada vez mejor y más perfecto al hombre, a través de la lucha entre ellos y del sacrificio de los mismos. Así, los dioses se entregan a la muerte para que el sol camine y, por lo tanto, haya vida. Hay un relato que narra cómo Quetzacoátl baja a Mictlan, al inframundo, para conseguir los huesos de los antepasados y poder así crear al hombre. Después de no pocas peripecias logra llegar ante los señores del inframundo y les pide los huesos. Aquellos acceden y Quetzacoatl los recoge para finalmente llevarlos con la diosa Quilaztli, quien los coloca en su lebrillo precioso y Quetzacoatl se sangra, bañando los huesos. De esta manera, de la conjunción del elemento muerto -los huesos- y del elemento vivo -la sangre- se logrará dar vida al hombre. Este mito de origen de la humanidad vuelve a resaltar las penalidades y el sacrificio del dios para crear al hombre.
Adaptación de Sociedades Tardías de Mesoamérica de E. Matos Moctezuma


DUALIDAD, UN PRINCIPIO ANDINO DE ORGANIZACION

Uno de los elementos que más han llamado la atención de los estudiosos americanos es el caracter dual de la cosmovisión andina, que se refleja en la organización de toda la realidad y del mundo sagrado a través de pares de elementos opuestos, pero que lejos de relacionarse de manera excluyente, se complementan. Así, podemos entender que las divinidades sean dobles, beneficiosas y perjudiciales, según la ocasión; que en la naturaleza todo sea concebido como femenino o masculino. Esto mismo se reflejaba en la organización social.

Y la parte de Collasuyu, (…) se dividían en dos bandos, que llamaron Urcosuyu y Umasuyu, que quiere decir (lo primero) gente que habita en lo alto de los cerros, que tienen ese nombre urcu, y los umasuyu en lo bajo y llano, riberas de las aguas que en esta lengua llaman uma; otros dicen que significan los urcusuyus varonil y esforzada, porque por ese nombre de urcu se entiende lo masculino, y los umasuyus (lo) femenino y no para tanto. Y siempre fueron los urcusuyus de mejor presunción y mayor calidad, y el Inca les daba la mano derecha en los lugares públicos y eran preferidos a los umasuyus en reputación.

Luis Campoche: Relación general de la villa imperial de Potosí.


TALLER

Investiga

• ¿Qué actividades conoces hoy que se desarrollan por medio del trabajo cooperativo? ¿Cuáles son los mecanismos que se emplean para convocar a un trabajo cooperativo?

• ¿Qué relaciones puedes establecer entre el "compadrazgo" y la reciprocidad?

• Analiza las imágenes que corresponden a culturas del área andina y señala cómo en ellas se refleja el principio de dualidad y reciprocidad.

• Lee el cuento de J. Cortazar Una noche boca arriba. Coméntalo con tus compañeros, a la luz de la importancia de los sacrificios en el mundo prehispánico.

• Reflexiona, acerca de la significación que tiene el sacrificio (que no necesariamente lleve a la muerte) en el mundo actual.






ACTIVIDADES

Comprensión de la unidad

1. ¿Qué importancia tuvo el intercambio en la evolución política y económica de mesoamérica?

2. Indica los aspectos culturales más importantes de la civilización. Reflexiona acerca de cómo esos avances han constituído un aporte a la cultura occidental.

3. ¿Cuáles son los aspectos culturales más destacados de Teotihuacán?

4. ¿Qué papel se le asignaba a las relaciones de parentesco en la actividad política de los pueblos prehispánicos?

5. ¿Qué relación hay entre las prácticas religiosas de los mayas y las de los aztecas?

7. ¿Qué entiendes por reciprocidad y cómo influye en el poder cultural de un pueblo?

8. ¿Qué medios utilizó Tiwanaku para expandir su cultura?
¿Hasta donde llegó su hegemonía?

9. Define el sistema de mita y cómo influye en las relaciones de reciprocidad.

10. Diseña un cuadro comparativo de las característias económicas, políticas, sociales y científicas de las culturas americanas estudiadas en la unidad.


Cronología

Establece las sincronías culturales entre mesoamérica y andinoamérica, completando el siguiente cuadro de periodificación:

MESOAMERICA ANDINOAMERICA
Período Clásico o Medio
Período Posclásico o Tardío

• ¿Dónde ubicarías los desarrollos regionales andinos?
• ¿Es posible unificar las periodificaciones de ambas áreas nucleares? Fundamenta tu respuesta.


Entender la historia

1. Muchas culturas expanden sus fronteras valiéndose de métodos que, si bien pueden ser vistos como violentos, no son directamente una guerra. En el mundo andino, tenemos el caso de la expansión ideológica de Tiwanaku y, la expansión de la hegemonía incaica a través de una dominación cultural, política, social y económica.
Reflexiona sobre el problema de la dependencia económica y subdesarrollo que existe en el mundo actual, tomando en consideración los siguientes puntos:
• ¿Existen hoy algunas formas de dominación semejantes ejercidas por países poderosos sobre otros menos desarrollados? Fundamenta tu respuesta y da ejemplos.
• De los ejemplos que diste anteriormente, señala las estrategias que hacen posible esta dominación.

2. El legado cultural de los pueblos americanos no ha desaparecido. Aún podemos mencionar una serie de costumbres presentes en nuestras sociedades, como por ejemplo, el consumo de yerba mate. Averigua otras costumbres como comidas, vestimentas, modos de vida, refranes o palabras y formas de enfrentar la realidad que tengan un origen prehispánico.

Trabajo grupal
Los moches desarrollaron una gráfica muy especial, que bordea la caricatura. Usando las imágenes que les presentamos, creen los textos apropiados para completar estos "comics prehispánicos", recordando la información sobre esta cultura que aparece en la unidad.


Comprensión de la unidad

1. ¿Qué importancia jugó el intercambio en la evolución política y económica de mesoamérica?

2. Indica los aspectos culturales más importantes de la civilización. Reflexiona acerca de cómo esos avances se han constituído en un aporte a la cultura occidental.

3. ¿Cuáles son los aspectos culturales más destacados de Teotihuacán?

4. ¿Qué papel se le asignaba a las relaciones de parentesco en la actividad política de los pueblos prehispánicos?

5. ¿Qué relación hay entre las prácticas religiosas de los mayas y las de los aztecas.

7. ¿Qué entiendes por el término: reciprocidad y cómo influye en el poder cultural de un pueblo?

8. ¿Qué medios utilizó Tiwanaku para expandir su cultura?
¿hasta donde llegó su hegemonía?

9. Define el sistema de mita y cómo influye en las relaciones de reciprocidad.

10. Confecciona un cuadro comparativo de las característias económicas, políticas, sociales y científicas de las culturas americanas mencionadas en la unidad.


Cronologia

Establece las sincronías culturales entre mesoamérica y andinoamérica, completando el siguiente cuadro de periodificación:

MESOAMERICA ANDINOAMERICA
Período Clásico o Medio
Período Posclásico o Tardío

• ¿Dónde ubicarías los desarrollos regionales andinos?
• ¿Es posible unificar las periodificaciones de ambas áreas nucleares? Fundamenta tu respuesta.


Entender la historia

1. Muchas culturas expanden sus fronteras valiéndose de métodos que, si bien pueden ser vistos como violentos, no son directamente una guerra. En el mundo andino, tenemos el caso de la expansión ideológica de Tiwanaku y, la expansión de la hegemonía incaica a través de una dominación cultural, política, social y económica.
Reflexiona sobre el problema del desarrollo y subdesarrollo que existe en el mundo actual, tomando en consideración los siguientes puntos:
• ¿Existe algunos tipos de dominación semejante por parte de países poderosos hacia otros menos desarrollados? Fundamenta tu respuesta y da ejemplos.
• De los ejemplos que diste anteriormente, señala las estrategias que hacen posible esta dominación.

2. Del legado cultural de los pueblos americanos, podemos mencionar una serie de costumbres que aún caracterizan a algunas de nuestras sociedades, como por ejemplo, el consumo de yerba mate. Averigua otras costumbres como comidas, vestimentas, modos de vida, refranes o palabras y formas de enfrentar la realidad que tengan un origen prehispánico.

Trabajo grupal
Los moches desarrollaron una gráfica muy especial, que bordea la caricatura. Usando las imágenes que les presentamos, creen los textos apropiados para completar estos "comics prehispánicos", recordando la información sobre esta cultura que aparece en la unidad.

Bienvenido.

Claudio Villarroel Vidal cvillarroelvidal@gmail.com Deja tu comentario u aporte.